14 de marzo de 2012

Just a mum: the physical contact/ la importancia del contacto


El contacto con el bebé ha sido importante para mi desde el mismo momento en que nació. Durante el embarazo no leí ningún libro sobre crianza, aunque sí buscaba información sobre mis inquietudes en internet, pero recuerdo que una de los temas por los que más interesada estuve desde el principio era el contacto con el bebé y los beneficios de tenerlo en brazos y llevarlo pegado a mi cuerpo, una vez hubiera nacido. Aún tengo los links guardados en mi ordenador, acabo de echarles un vistazo y no son precisamente pocos. Recuerdo que llegué a decirle a Juan que no debíamos comprar un cochecito, la mayoría son carísimos y los que no, parecen tan inestables que, como primeriza, crees que tu bebé podría acabar en el suelo. Juan sabía de mi intención de "cargar" siempre que pudiera al bebé en un fular o en una mochila, por lo tanto no veía la necesidad de gastar en un cochecito, cuando podíamos esperar a que tuviera seis meses y poder pasearlo entonces en una silla convencional y mucho más barata. Él estuvo de acuerdo conmigo en todo momento, pero no se cómo nos dejamos influir (y quién no lo hace en el embarazo entre las fiestas que se llevan tus hormonas y que la mayoría de tus seres queridos tienen mucho que opinar, siempre con su mejor intención) y acabamos gastando lo que no debíamos en un carrito que, para colmo, los empleados de los equipajes de una compañía aérea, nos rompió dejándolo inservible cuando Teo solo tenía cinco meses. ¿Veis? El destino siempre habla más alto que las decisiones que uno toma.



Comparto un poco de información sobre los beneficios de cargar al bebé. Por mucho que hayamos progresado tecnológicamente, la programación genética de los seres humanos cuando nacemos es prácticamente la misma que hace millones de años. Es decir que todos los artilugios que hemos inventado los hombres para que el bebé duerma, juegue y se alimente, son eso, inventos del hombre para ganar comodidad los adultos. Los bebés sólo necesitan comer y tener contacto con sus padres, sobre todo con la madre al principio pues es la única referencia que tiene de cuando aún no había salido al exterior. E incluso su postura y la posición de manos y pies, viene preparado para agarrarse a la madre, igual que lo hacen el resto de los mamíferos. Cuando el ser humano era nómada llevaba a su bebé a todas partes, sin embargo hoy vivimos en entornos urbanos, poco adecuados para las necesidades de las familias con niños pequeños, el tiempo de baja maternal en los trabajos es demasiado corto y todo esto repercute en la crianza y en el carácter de nuestros hijos. 

Y no sólo en ellos, sino también en las madres. Numerosos estudios han demostrado los beneficios tanto en el niño como en la madre, del contacto entre ellos. Los bebés que han tenido contacto físico continuado con sus progenitores, suelen convertirse en personas fuertes física y emocionalmente, gozan de una salud mucho mejor, son independientes y menos temerosos. Las madres que lo practican, por otro lado, muestran un índice mucho menor de depresión postparto y una recuperación física y emocional más rápida.
Por mi experiencia, tengo que decir que esto es real. Las madres necesitamos el contacto físico con nuestros hijos pues, pensad que durante nueve meses fue literalmente una parte de nuestro cuerpo, como el estómago o los brazos, estaba unido físicamente a nuestro cuerpo y dentro de él. Una vez cortan el cordón umbilical, la sensación de separación es muy notable y no desaparece ni en días ni en meses. 
Yo llevo a Teo en fular o en mochila (porque tengo las dos cosas: loca!) a todas partes. También he usado el cochecito, claro, pero ni un 25% de las veces que hemos salido. Cuando era un bebé pequeñito, me lo ponía en el fular dentro de casa, y se quedaba dormidito pegado a mi, mientras yo podía hacer otras cosas como ordenar, cocinar o trabajar en el ordenador. Desde que estuvo con Juan de viaje hace unas semanas, ni me planteo usar el cochecito, lo llevo en la mochila siempre porque necesito de verdad su contacto, más aún que antes de marcharse.

Y por último, os cuento una historia increíble: la bebé de unos amigos nuestros nació cuando sólo tenía cinco meses y medio de gestación. Era muy, muy chiquitita y ni siquiera tenía los pulmones lo suficientemente desarrollados como para respirar. En el hospital, durante meses, practicaron el "kangaroo care", que consiste en tener a tu bebé desnudo sobre tu torso desnudo, piel con piel, sin hacer nada más que darle calor y amor. Gracias a esta práctica y a los cuidados médicos, hoy es una niña sana, alegre y bonita, bonita, bonita que está en casa con sus padres. 
Las que tenéis bebés o niños pequeños, ¿los cargáis en fular o mochila? Las que aún no lo sois, ¿Qué opináis de esta filosofía de crianza? Me encantaría saber qué opináis. Besos!

Having physical contact with the baby has been important to me from the moment of birth. During pregnancy didn't read any books on parenting, although I was searching for information around the web about my concerns, but I remember that one of the topics for which I was more interested from the beginning was the contact with the baby and the benefits of cuddling and taking him attached to my body once he would have been born. Even I still have the links saved on my computer, just checked on them and turns out they are not few. I remember telling Juan that we should not buy a stroller, most are expensive and the ones aren't seem so unstable that, as a new mom, you think your baby could end up on the floor. Juan knew about my intention of babywearing, therefore saw no need to spend on a stroller, when we could wait for him to be six month-old and then putting him on a simple stroller with no accesories and much cheaper. He agreed, but don't know how we let us influence (and who doesn't during pregnancy between the parties your hormones are throwing and those of your relative ones who have a lot to say, always with their best intention) and ended up spending what we shouldn't on a stroller which, moreover, an airline's employees of baggage broke it leaving it useless when Teo was only five month-old. You see? Fate always speaks louder than decisions we make.
I'm sharing some information about the benefits of holding the baby. However much we have progressed technologically, the genetic programming of humans at birth is almost the same it was millions of years ago. This means that all the devices we men and women have invented for babies to sleep, play and for us to feeding them, are just that, man inventions to gain comfort for adults. Babies only need eating and having physical contact with their parents, especially with the mom at first because she is the only reference they have from when they were not outside. And even their posture and position of hands and feet, comes ready to hang on to the mother, as all other mammals do. When man was a nomad, was carrying his baby everywhere, but now we live in urban environments unsuited to the needs of families with young children, the time of maternity leave from work is too short and this affects upbringing and character of our children.
And not only them but also moms. Numerous studies have demonstrated the benefits both the child and the mother of physical contact between them. Babies who have had continuous physical contact with their parents, often become physically and emotionally strong people, enjoy a better health, are independent and less afraid people. Mothers who practice it, on the other hand, show a much lower rate of baby blues and recover quicker physically and emotionally.
Now I have lived it, got to say this is for real. We moms need physical contact with our children because, remember that for nine months they were literally a part of our body such as the stomach or arms, was physically attached to our body and within it. Once the umbilical cord is cut, the feeling of separation is very noticeable and does not disappear in days or months.
I'm using a sling for carrying Teo everywhere. I have also used the stroller, of course, but not even the 25% of times we leave the house. When he was a tiny baby, I put him on the sling while we were at home, and kept asleep while I could do other things such as sorting, cooking or working on the laptop. Since he was traveling with Juan a few weeks ago, I don't wanna use the stroller anymore, I'm feeling as wearing the sling forever because really need his touch feeling, even more than before he left.
Finally, I'm telling an unbeliable story: a good friends's baby was born when she was only five and a half months of gestation. It was very, very tiny and not even her lungs were developed enough to breathe. At the hospital, for months, they practiced "kangaroo care", which consists of having your naked baby on your bare chest, skin to skin, doing nothing more than giving her warmth and love. Thanks to this practice and medical care, today is a healthy-happy-pretty-pretty-pretty babygirl who is at home with her parents.
Those of you have babies or young children, are you babywearing? Those who don't yet, what do you think of this parenting philosophy? Would love to hear your opinions. xo

Fotos de/ Photos from The heArt of a midwife.

7 comentarios:

  1. Que "articulo" tan precioso!Estoy de acuerdo contigo casi en un setenta por cien, pero has olvidado la espalda de las mamás que han sufrido el peso del embarazo y luego el peso del bebé a lo largo de los meses despues de nacido.Por desgracia no podemos "cargar"con tanto peso y durante tanto tiempo pues las occidentales no tenemos la costitucion osea de las africanas o asiáticas pues los beneficios del progreso han ido debilitando nuestro cuerpo (vease muelas del juicio, dedos de los pies,cervicales....)y aunque queramos no debemos abusar de esta preciosa practica en "vertical". Creo lo ideal sería aprovechar las ocasiones de "horizontal" lo mas a menudo posible. De la otra forma el cuerpo protestará de forma llamativa a partir de los 40 o 50 años.Tenemos que ciudar este aspecto de nuestra salud porque es fundamental para llegar a viejitos sin bastón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, muy cierto, la espalda no aguanta todo. Por eso tenemos también la sillita de paseo, para los días que no pude y que no puedo. Pero está en nuestra mano también un poco fortalecerla con ejercicios adecuados y, también he observado, que con el paso de los meses, se va fortaleciendo sola y acostumbrándose al peso que el bebé va ganando paulatinamente (afortunadamente!!). Yo también quiero llegar a viejita sin bastón ;)

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Elisa Manero1:04:00 p. m.

    Yo estoy de acuerdo con esta filosofía, porque en mi corta experiencia como madre, he visto como se calman los bebés con el contacto. Después de todo, llevan 9 meses en neustra tripa, oyendo bombear nuestro corazón las 24 horas del día... algo mucho más armonioso que los ruidos de este mundo extra-uterino!!!
    Los peques van encantados mirando el mundo colgados de los papis, y por si os preocupa vuestra espalda, os recomiendo una página de una amiga mia que cose MeiTais, mejores para los peques porque llevan una posicion de las caderas mejor que con las mochilas tradicionales y sobre todo muy anatómico para los padres, porque el peso cae en las caderas y no en la parte alta de la espalda.

    http://kangureando.yocosocositas.es/index.php?option=com_content&view=article&id=48&Itemid=57

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, los peques se tranquilizan al oir nuestro corazón que es la referencia más clara que tienen con su mundo anterior intrauterino, mucho más seguro como tan tan tan bien dices. Sabes que hay estudios que dicen que los beneficios de llevarlos en MeiTais o fulares son tales que parece que actúa como una prolongación de la gestación?
      Por cierto, me encanta yocosocositas. Estoy preparando un post sobre los artilugios de los que hablo en éste. Y no dudes de que van a aparecer en él!

      Besos, bonita!

      Eliminar
  4. Yo, aunque no soy mamá pero sí canguro, opto por la mochila! es genial! de echo esto me hace recordar la escena de una película "un lugar donde quedarse" donde hablan de los cochecitos ¡toda una filosofía!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú no eres mamá aún, pero eres la mejor canguro del mundo!! Y la más bonita canguro con alma de delfín, que nada, vuela y hace sonreir ;)

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...