23 de marzo de 2012

The beauty in things: Bueli



Mañana es el cumpleaños de mi querida abuela. Cumple 88 años. Es la mujer que he admirado durante todos los años de mi vida, la que me ha servido de inspiración para intentar tantas cosas, la que me ha dado la fortaleza interior para aguantar el viento que venía de frente, una persona de la que no tengo ni un solo mal recuerdo, y es que cuando pienso en ella, mi memoria se llena de innumerables mañanas en su casa riéndome a carcajadas mientras me hacía cosquillas; suena su risa en mi cabeza recordando cuando me encontraba con la cabeza boca abajo y los pies hacia arriba apoyados en la pared y más la quiero cuando recuerdo que era una de las pocas que entendía que esa postura me relajaba de verdad y podía llegar a dormirme así; sus ricas comidas, todas ellas, en especial las árabes, que aprendió en los cuarenta años que vivió en Marruecos, y la ensalada que inventó y a la que le puso mi nombre; su talento artístico inagotable para pintar, dibujar, coser, tejer...; las fotos rápidas sin paciencia que ha sacado en todos sus viajes a lo largo y ancho de un mundo que parecía que se le hacía pequeño; y sobre todo, las primeras cosas que recuerdo que me enseñó: a atarme los cordones (siempre con doble lazo para que no se desataran) y que, al salir de casa, si es invierno, hay que mantener la boquita cerrada durante un minuto, los labios bien sellados, para no coger frío y no ponernos malos.

Feliz cumpleaños, Bueli; y Feliz cumpleaños, Bisa. Ninguno de los tres te podemos querer más.

Esta semana, encuentro la belleza en la larga vida de mi abuela.


Tomorrow is my beloved granny's b-day. She turns 88. She is the woman I've been admiring every year of my whole life, the one has inspired me to try so many things, the one who gave me strength to face and stand when oncoming life-wind, a person I have no bad memory at all, because when I think about her, my memory gets full of mornings at her home laughing out loud while she tickled me. Her laughter ringing in my head while remembering when she found me with the head upside down and feet up against the wall and I love her even more when I remember she was one of the few who understood this position, that it was really relaxing to me and I even could fall asleep this way. Her delicious food, all of them, especially the Arabs recipes, which learned in the forty years she lived in Morocco, and the salad she invented and named it after me. Her inexhaustible artistic talent for painting, drawing, sewing, knitting.... The fast photos snapped with no patience of all her travels across a world that seemed to be made ​​smal. And, especially, the first things I remember being taught: tying my laces (always double knot to not get untied) and, while leaving the house during wintertime, keeping the mouth closed for a minute, tightly sealed lips, to not get cold and not fall sick.


Happy birthday, Bueli. And Happy Birthday, Bisa. None of the three of us could love you more than we do.


This week, I'm finding the beauty on my granny's long life.

5 comentarios:

  1. Cuanto rato nos hemos pasado tu y yo hablando de nuestras super abuelas? Somos quienes somos gracias a ellas, nos han enseñado la alegría y el empeño en ser felices. Muchos besos para abueli

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuánta razón llevas amiga. Y si, la b/w es ella tb. Muuuua y otro a tu preciosa abuela (y dale un boliito o algooo q ya sabes...) jeje!!!

      Eliminar
  2. Oye??? La foto en blanco y negro también es tu abuela??

    ResponderEliminar
  3. No tengo palabras para este artículo tan precioso. Las tengo en el alma a las dos.
    Remuas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra mucho q te haya gustado, mucho mucho.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...